Buenos Aires fue fundada dos veces, en primer lugar por Pedro de Mendoza en el año 1536, que en agradecimiento por los vientos favorables que llevaron los navíos de Mendoza hasta el río de la Plata, llamó a la ciudad Nuestra Señora Santa María del Buen Aire. Esta ciudad fue totalmente destruida por los indios en el año 1541, los supervivientes huyeron río abajo hasta Asunción, algunos volvieron a España en el único buque que quedo a salvo y los que permanecieron realizaron la segunda fundación de la ciudad. La nueva ciudad se encontraba a unos 3km al norte de lo que fue la primera ciudad. Al principio fue una ciudad campesina sin importancia hasta que en 1740 la administración colonial española abrió el tráfico internacional en el puerto de Buenos Aires produciéndose un notable desarrollo.

En 1880 se convierte en la capital definitiva de Argentina, justo cuando comienza el periodo de imigración procediente de Europa. Desde 1895 a 1914 la ciudad creció con una de las tasas anuales más grandes del mundo, siendo en 1914 la duodécima ciudad más grande del mundo.